La Cofa

Observatorio tecnológico

Un espacio dedicado a la vigilancia tecnológica sobre el futuro de Internet, la banda ancha y la movilidad, y otros temas relacionados con la sociedad digital.

Telos

Las promesas del 5G

21 mayo 2018

Imagen Destacada
Ninguna tecnología está actualmente despertando tanta expectación como el 5G, la siguiente generación de comunicaciones móviles. Y no en vano pues gran parte de las maravillas que veremos en las próximas décadas dependen en gran medida de su implantación: coches autónomos, smart cities, hogar inteligente, Internet de las cosas…

Pablo Rodríguez Canfranc

El sector de las comunicaciones móviles se enfrenta en este momento a grandes retos, como son, un crecimiento desmedido del tráfico y otro crecimiento contenido e imparable del número de usuarios y dispositivos conectados, lo que plantea exigencias de cobertura sin precedentes y la necesidad de tomar decisiones sobre el espectro disponible.

Básicamente, la promesa que trae consigo la nueva generación de tecnología móvil, el esperado 5G, se puede resumir en las siguientes ventajas:

  • Mucha más velocidad de transmisión de datos.
  • Latencia ultra baja, es decir, el tiempo que transcurre entre que se da una orden y el dispositivo la ejecuta. La latencia mínima de respuesta es fundamental para hacer realidad aplicaciones como la conducción automática de los coches u operaciones quirúrgicas remotas mediante robot y el 5G conseguirá bajarla hasta los 5 milisegundos.
  • Una Arquitectura de Red que permite el “Network Slicing”, el “rebanado de red” que permite a los operadores de redes móviles manejar y operar múltiples redes virtuales sobre una infraestructura de red física común.
  • Capacidad de conexión para miles de millones de dispositivos.

El origen de la telefonía móvil (Evoca, El impacto del 5G) hay que situarlo en 1979, cuando aparecen los primeros terminales analógicos, con una calidad muy baja y sin un estándar único, lo que dificultaba sobremanera la comunicación. En 1990 llega la tecnología digital con el 2G y un estándar común para interconectar todas las redes, el GSM (Global System for Mobile Communications). Las redes 3G abren la era del Internet móvil en 1998, permitiendo el uso de aplicaciones de audio y video en tiempo real, la transmisión de datos y el acceso a Internet desde el móvil. Actualmente y desde 2008, utilizamos la cuarta generación de redes, el 4G, que ha sumado a la capacidad de utilizar Internet desde el móvil prestaciones que demandan altas velocidades de transmisión, como los juegos online, la televisión HD o la videoconferencia.

De acuerdo con GSMA (The Mobile Economy 2018), en 2025 en 14% de las conexiones móviles del mundo ya se hará sobre redes 5G.

Fuente: GSMA. The Mobile Economy 2018

Gran parte de los servicios y tecnologías que protagonizarán la revolución digital a lo largo de las próximas décadas dependerán en gran medida del despliegue del 5G y del aumento exponencial de la velocidad que traerá consigo. Hablamos de temas como el Internet industrial, la eSalud, los servicios de las smart cities, el coche autónomo, los edificios inteligentes o las aplicaciones de la realidad virtual y aumentada. En suma, todo aquello que repose sobre el tráfico móvil de grandes cantidades de información a altas velocidades de transmisión.

Las principales preocupaciones para el despliegue masivo de 5G estriban en la disponibilidad del espectro radioeléctrico necesario, que siempre ha sido el catalizador del paso a una nueva generación tecnológica. El año 2017 marcó el arranque de la concreción de las bandas a nivel europeo por parte de la Comisión Europea y del Grupo de Política del Espectro Radioeléctrico (RSPG).

La Unión Europea adoptó en abril de 2016 el Plan de Acción de 5G para Europa, con el objetivo de favorecer la coordinación entre los Estados Miembros para mejorar la competitividad europea en el desarrollo de esta tecnología de red.

Como respuesta al reto comunitario, el Gobierno de España ha puesto en marcha el Plan Nacional 5G con el fin de “situar al nuestro entre los países más avanzados en el desarrollo de esta nueva tecnología de manera que cuando la 5G alcance su madurez  tecnológica y comercial, España esté preparada para aprovechar al máximo las oportunidades de este paradigma tecnológico”.

El plan se articula en torno a cuatro ejes de actuación:

  1. Gestión y planificación del espectro radioeléctrico.
  2. Impulso a la tecnología 5G: Pilotos de red y servicios y Actividades I+D+i.
  3. Identificación y desarrollo de instrumentos legales, adicionales a los relativos a la gestión del espectro, que sean necesarios para garantizar un marco jurídico adecuado y flexible.
  4. Coordinación del plan y cooperación internacional.

Como indicaba el informe Sociedad Digital en España 2017,  la evolución a la tecnología 5G no supone un salto abrupto, sino un proceso gradual en el que la infraestructura actual 4G incorpora nuevas capacidades que aportan beneficios a los usuarios:

“La continuación de los despliegues de fibra, la gestión del espectro (refarming hacia tecnologías radio más eficientes), la incorporación de funcionalidades radio (agregación portadoras, nuevas tecnologías de antena), la densificación de la red y, lo que es extremadamente importante, la virtualización y cloudificación de la red (acceso y core), son avances que ya se están incorporando en 4G.”

Los operadores trabajan rápido para establecer posiciones respecto a la nueva tecnología. En el caso de Telefónica, recientemente anunciaba el proyecto Ciudades Tecnológicas 5G con el primer despliegue de capacidades 5G en las ciudades de Segovia y Talavera de la Reina, en colaboración con Nokia y Ericsson. En concreto, estas dos ciudades serán durante tres años un laboratorio en el que se experimentarán las capacidades de la nueva generación de tecnología de redes móviles a través de casos de uso para demostrar la capacidad del 5G a ciudadanos y empresas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.