Ver la tele ya no es lo que era

23 Octubre 2017

Imagen Destacada
A veces no nos damos cuenta de los mucho que ha cambiado nuestra forma de consumir televisión. La imagen de toda la familia reunida en una sala de estar en torno a una pantalla pertenece a la iconografía del siglo XX. Hoy tenemos que hablar de contenidos audiovisuales personalizados que se ven en cualquier lugar y en cualquier dispositivo. Y por supuesto, de la convergencia de la TV con nuevas tecnologías vanguardistas, como la realidad virtual.

Pablo Rodríguez Canfranc

Que la transformación tecnológica actual conlleva un importante cambio de cultura es algo que ya nadie pone en duda. Quizá más que los avances técnicos en el campo audiovisual –que efectivamente la digitalización ha empujado bruscamente-, lo más relevante es cómo se ha transformado nuestra experiencia de “ver la televisión”, algo sobre los que reflexionaba de forma muy gráfica Miguel de Aguilera hace unos años en un artículo publicado por la revista TELOS (Cambian las comunicaciones, cambian los conceptos con los que entenderlas):

“Pero es bien sabido que las comunicaciones están cambiando en estos años mucho y muy deprisa. Y en casi todas sus dimensiones: tecnológica, modelos económicos, formas de producción, acceso, recepción y uso de los contenidos, etc. De ahí que, por ejemplo, ya no resulte hoy tan sencillo como lo era antes definir qué es la televisión o en qué consiste la práctica cultural de ‘ver la tele’. ¿Ver contenidos en YouTube es ‘ver la tele’? ¿Disfrutar de algún capítulo de Breaking bad en el portátil o en la tableta mientras se viaja en tren o avión es ‘ver la tele’? O ‘ver la tele’ es recibir ciertos mensajes en el salón de la casa –al mismo tiempo, por cierto, que se tiene el ordenador portátil sobre las rodillas y el teléfono móvil en la mano–?”

Ciertamente, cada vez vemos menos la televisión, concebido esto último como recibir programación lineal en un aparato específico para ello, y en cambio, tendemos a elegir qué contenidos nos apetece ver en cada momento, independientemente de la hora de emisión, y lo hacemos en distintos lugares y dispositivos, puesto que los smartphones, tabletas, ordenadores y consolas, nos permiten desubicar de un lugar específico el consumo de audiovisual.

Estas tendencias relativas al sector de la televisión están bien presentes en el reciente informe del Ericsson ConsumerLab   TV and MEDIA 2017. A consumer-driven future of media, que ya en su título subraya el protagonismo absoluto del telespectador en el proceso de evolución de este medio. Este trabajo se basa en un estudio de campo cuantitativo realizado en 13 países y en 20.000 encuestas realizadas online entre consumidores de Brasil, Canadá, China, Alemania, India, Italia, Rusia, Corea, España, Suecia, Taiwán, Reino Unido y los Estados Unidos de América.

El trabajo registra un incremento significativo desde 2010 en las preferencias de los usuarios por los contenidos bajo demanda sobre la programación lineal, en torno al 60% de los encuestados prefieren la primera opción. También ha crecido la necesidad de los usuarios de llevarse consigo sus contenidos audiovisuales, es decir, la portabilidad de los mismos.

Hablando del contenido bajo demanda, el 42% de los consumidores afirma darse más “atracones” de series que hace tan solo cinco años. En el modelo de televisión basada en la programación lineal había que esperar al día de emisión para poder ver los sucesivos capítulos de una serie, mientras que en la TV bajo demanda podemos visualizarlos seguidos, uno tras otro, a nuestro ritmo.

La preferencia por la televisión bajo demanda presenta un importante sesgo de edad. Los jóvenes de entre 16 y 19 años pasan la mitad del tiempo viendo contenidos bajo demanda –lo que supone un 100% de incremento desde 2010-, mientras que los usuarios de más de 60 años dedican el 80% del tiempo que ven la tele a programación lineal clásica, porcentaje sin una variación significativa a través de los años comparados.

Otro de los cambios significativos del consumo televisivo actual es la preferencia por las pantallas pequeñas (y portables). El 70% de los encuestados ve televisión y vídeo en su teléfono inteligente, una cifra que dobla la de 2012. Aproximadamente, dedican seis horas a la semana a ver contenidos audiovisuales en el móvil.

Uno de los problemas que trae consigo el consumo de contenido a la carta y una oferta de productos cada vez mayor es que el tiempo medio dedicado a buscar contenidos ha aumentado –un 13% respecto al año 2016-, equivaliendo a casi una hora al día. La abundancia y personalización de la oferta audiovisual requiere herramientas de búsqueda y selección mucho más potentes que las que existen en la actualidad.

El informe de Ericsson ConsumerLab realiza algunas predicciones relativas al futuro cercano del mercado televisivo. En concreto, estima que para 2020 solamente 1 de cada 10 consumidores verán la tele exclusivamente en el televisor tradicional, lo que supondrá una caída del 50% respecto de 2010.

Para 2020 se espera que la mitad de todo el visionado de televisión se realice en dispositivos móviles y la mitad de ello solamente en el smartphone. También se prevé que la mitad de todos los contenidos audiovisuales consumidos tenga lugar en el modelo a la carta o bajo demanda.

Finalmente, es probable que se produzca una convergencia tecnológica entre la televisión y la realidad virtual. De esta forma, la televisión bajo demanda puede adquirir un componente más social e inmersivo del que tiene ahora mismo. Para 2020 el uso de realidad virtual en el consumo audiovisual podría afectar a un tercio de los consumidores.

No obstante, la adopción de la realidad virtual todavía conoce barreras como lo incómodo y voluminoso de los cascos y accesorios, el elevado precio de los mismos y la insuficiente oferta de contenidos. Además de esto, muchos consumidores preferirían que se les ofreciesen servicios relacionados con la realidad virtual dentro de los paquetes comerciales de televisión y no como algo comercializado aparte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.