Podcast: la batalla del contenido propio llega a la industria musical

27 Marzo 2017

Imagen Destacada
El futuro de las empresas de entretenimiento parece pasar necesariamente por la creación de un contenido propio y exclusivo. A las iniciativas del sector audiovisual encabezadas por Netflix y HBO, basadas en producir sus series como factor diferenciador, se suma ahora la industria de la música online que está apostando por el podcast como su forma de fidelizarle ofreciendo un valor añadido.

Pablo Rodríguez Canfranc

Ya no basta con ofrecer contenidos: hay que producirlos y tenerlos en exclusiva. Ese parece ser el modelo imperante en el mundo de la televisión, en el que actores como Netflix o HBO están acabando con el esquema más tradicional de las plataformas que venden contenidos ajenos al modo de un videoclub. Bombazos de audiencia como Iron Fist, Narcos o Stranger Things parecen avalar esta filosofía.  Amazon, en principio ajena a este sector puesto que es una compañía de distribución, está produciendo sus series con notable éxito de crítica, como son los casos de la distopía The Man in the High Castle y de Transparent. Finalmente, Movistar+ se suma a la tendencia y está produciendo La peste, una serie de contenido de ficción que da el pistoletazo de salida para un ambicioso plan de desarrollo de contenido exclusivo.

Pues bien, las compañías de música en streaming han entrado también en este juego, con la intención de ser algo más que meros jukeboxes repositorios de los catálogos de las grandes productoras. Y sus contenidos propios adquieren la forma de podcasts.

El principal agente de la industria de la música online es la que un día fue una startup sueca y que ahora es el gigante mundial Spotify. El crecimiento de este servicio en términos de usuarios ha sido imparable desde que empezó a ofrecer música en streaming en sus versiones gratuita y premium en 2008. Hasta 50 millones de clientes de pago registra en la actualidad y casi 2.000 millones de dólares de facturación en 2015, tanto por el cobro de las cuotas como por ingresos publicitarios, si bien esta cifra no ha sacado todavía de los números rojos a la compañía.

La amenaza de la competencia de Apple Music, que arrancó en 2015, ha hecho reaccionar a los suecos, si bien la empresa de la manzana todavía no le pisa los talones a pesar de su sólido crecimiento. Pero deben haber percibido la necesidad de ofrecer algo más que los grandes catálogos de canciones de las productoras, algo que ya de por sí es sumamente valioso.

La apuesta del sector de la música online se centra en la elaboración de podcasts de contenido propio. Spotify anunció ya 2015 su intención de desarrollar una oferta de exclusiva, aunque solamente ha llevado a cabo tímidos intentos. El pasado otoño lanzó Clarify una serie en audio y vídeo que pretendía animar a sus jóvenes seguidores a informarse sobre los grandes temas sociales y a ejercer su derecho al voto.

La intención de los responsables de este servicio de streaming son claros: “Nuestro objetivo final es crear una rica y diferente experiencia musical. Buscaremos agregar contenido adicional relacionado con la música que mejore la experiencia de escucha general, pero siempre estaremos cerca de nuestro contenido principal, la música.”

De esta forma, en la primera mitad de este año Spotify pone a disposición de sus abonados tres series en formato podcast, que irá estrenando cada mes desde febrero.

Showstopper (desde el 23 de febrero pasado). Se trata de un programa de entrevistas quincenal en torno a la música en las serie de televisión actuales, que es conducido por Naomi Zeichner, editora jefe de la revista The Fader.

Unpacked (desde el 14 de marzo). Un equipo recorre los festivales culturales de Estados Unidos realizando entrevistas con todo tipo de profesionales, desde músicos y realizadores de cine, hasta creadores de apps.

The Chris Lighty Story (lanzamiento previsto para abril). Serie que relata la vida del ejecutivo de la industria musical Chris Lighty, impulsor de las carreras de numerosos artistas de hip hop, a través de los testimonios de profesionales que le conocieron.

También Google se ha sumado a la competencia por ofrecer podcasts exclusivos a través de su plataforma Google Play. En su caso ha puesto en marcha City Soundtracks, una serie en la que en cada capítulo un famoso del mundo de la música habla de su vida -de las personas, los momentos y los lugares-, y del papel que juega su ciudad natal en ella.

Y Apple Music tiene su propia estrategia al respecto con Carpool Karaoke, un formato de éxito que compró el pasado año a su creador, el cómico James Corden. Este espectáculo viral parte del esquema de que Corden va conduciendo un coche acompañado de un personaje famoso, generalmente del mundo de la música, y ambos charlan y cantan juntos. Los suscriptores de Apple obtendrán un acceso exclusivo a sus artistas favoritos y a las celebridades que nos acompañen en el viaje, según la empresa de la manzana, que prevé realizar una primera tirada de 16 episodios.

Todo indica que la batalla del contenido propio que tiene lugar en el mundo de las plataformas de televisión se ha trasladado al sector de la música en streaming y que el arma principal será el podcast.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.