Silicon Valley o Detroit. La guerra por el futuro del coche autónomo

23 Enero 2017

Imagen Destacada
Cuando todavía estamos despejándonos de la resaca que el CES (Consumer Electronic Show) nos ha dejado, estamos en situación de ver con más claridad las tendencias más relevantes que se han presentado en él, y nos podemos hacer una idea de lo que el futuro nos tiene reservado en el terreno de los dispositivos electrónicos. Sí tuviéramos que destacar un titular de la feria, este podría ser: el coche autónomo ya está aquí. De hecho, de seguir esta tendencia, podríamos proponer cambiar el nombre de la feria en el futuro por el de Consumer Electronics Auto Show.

Y es que cada vez parece más una feria del vehículo con gran cantidad de fabricantes tradicionales, que una feria electrónica al uso, como muestra la agenda del evento.

Así, algunas de las contribuciones de grupos relacionados con el motor en el evento son:

Conferencias 

  • Carlos Ghosn, Nissan / Renault – keynote stage 05/01/2017
  • Roel de Vries, Corporate VP, Global Head Marketing Brand, Nissan – C Space keynote panel 05/01/2017 – video:

Expositores de tecnología relacionada con el vehículo autónomo

  • Toyota Concept I
  • Honda (artificial intelligence) – NUV (AI, Automated Driving, Drive sharing)
  • Ford – “Connected Vehicles” (Amazon, Smart Mobility)

Principales anuncios

  • Faraday Future FF91
  • Honda NeuV
  • Toyota Concept-i
  • Amazon Alexa versus Ford
  • Nvidia AI / Audi

Fabricantes

La mayoría de estas presentaciones han girado en torno a los avances en el terreno de la conducción autónoma, y también sobre como los fabricantes tradicionales empiezan a aliarse con los proveedores de tecnología; por ejemplo, en la integración de los asistentes virtuales, campo en el que Nissan y BMW han apostado por Cortana, y Ford por Alexa de Amazon. En el caso de Toyota han optado por un asistente específico para el mundo de la conducción llamado Yui. También se ha visto como empresas que vienen del mundo de los chips como Nvidia o Intel no se han querido quedar fuera de este mercado y han presentado innovaciones en este campo.

Coc2

Figura 1.- Asistente virtual Cortana integrado en sistema de información de vehículos

Y es que este año los fabricantes tradicionales han viajado a Las Vegas de forma masiva (500 empresas del mundo del automóvil entre fabricantes de vehículos y proveedores de piezas han participado en esta edición), hasta el punto de que su presencia ha ocultado a los pioneros de Silicon Valley en la tecnología del coche autónomo.

Curiosamente, de forma simultánea, ha tenido lugar el Detroit Auto Show  con una importante presencia de empresas tecnológicas como Google, cuyo spin-off Waymo, participa de una alianza con Chrysler y ha mostrado su primer vehículo fruto de la colaboración.

Coc3

Figura 2.- Vehículo colaboración entre Waymo-Chrysler

Nos encontramos por tanto ante un doble movimiento, el de las empresas tradicionales tratando de buscarse un hueco en el mundo de la tecnología e innovación, y el de las empresas tecnológicas que tratan de buscar el reconocimiento en un sector que hasta ahora ha estado dominado completamente por empresas centenarias.

Es de justicia reconocer que los fabricantes de automóviles tradicionales han sido excelentes en el desarrollo de grandes infraestructuras productivas y en la optimización de la fabricación, mientras que las empresas tecnológicas han sido capaces de innovar rápidamente y de mostrar agilidad a la hora de adaptarse a los gustos del mercado. Parece lógico pensar que la cooperación entre ambos tipos de empresas será muy positiva y permitirá encarar los desafíos del futuro de una forma diferente. Eso mismo comenta el CEO de Ford, Mark Fields, una de las primeras empresas automovilísticas que se dejó caer por el CES hace ahora dos años y que, tras ser recibida por el mundo tecnológico con gran frialdad, ahora tiene un papel indiscutible en el evento. El beneficio es mutuo y Mark considera que el aprendizaje, sobre todo a la hora de relacionarse con start-ups, ha sido fundamental para rediseñar sus procesos con los proveedores.

Es más yo iría un poco más lejos, nos encontramos ante una redefinición completa del sector del transporte, en el que los coches autónomos permitirán convertir lo que ahora es un producto, en un servicio, el de transporte de personas y mercancías, que se estima que podrá mover 10 billones de dólares. Y es que las diferencias entre producto y servicio, transporte y tecnología, están desapareciendo, lo que deja lugar para una completa redefinición de los roles tradicionales de las compañías, y a que haya espacios para que muchas empresas se aventuren en ámbitos completamente desconocidos para ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.